LA CAPELLANÍA BUDISTA I: Entrevista A Dario Doshin Girolami, presidente y fundador de la red de capellanías de la Unión Budista Europea.

CARIDAD MARTIN NIETO

Con este artículo Buddhistdoor en Español inicia una serie editorial sobre la capellanía budista, una figura esencial en la vida de la sangha que, lamentablemente, se encuentra prácticamente ausente en la comunidad budista hispanohablante, y que deseamos mostrar, resalar y potenciar. En esta serie ofreceremos información sobre aspectos legislativos, educativos, de formación, pastorales y experienciales sobre la capellanía, junto con testimonios personales de capellanes en varios países y área de actividad. Empezamos aquí con una entrevista al maestro zen Dario Doshin Girolami, presidente y fundador de la Red de Capellanías de la Unión Budista Europea.

Fotografía gentileza del reverendo Dario Doshin Girolami.

El reverendo Dario Doshin Girolami reside en Roma, Italia. Es el abad del Centro Zen L’Arco —Zenmonji en esta ciudad. Como capellán budista de prisiones, dirige cursos regulares de meditación para los reclusos de cárceles y prisiones como la de Rebibbia en la ciudad de Roma, así como para personas que trabajan en las prisiones de Lazio, Abruzzo y Molise (Italia).

Es maestro zen reconocido por la escuela zen Sōtō (曹洞宗, Sōtō-shū). Recibió la transmisión del dharma de Eijun Linda Cutts, ex abadesa del Centro Zen de San Francisco. Fue ordenado monje zen por Zenkei Blanche Hartmann en el Centro Zen de San Francisco, fundado por Shunryu Suzuki Roshi. Estudió bajo la guía de maestros como Thích Nhất Hạnh, Tenshin Roshi – Reb Anderson y Maezumi Roshi. También recibió dos iniciaciones de Su Santidad el Dalái Lama.

Posee un M Phil (laurea) en Religiones y Filosofías Indias y Orientales por la Universidad Sapienza en Roma. Ha sido profesor de Zen en la Universidad John Cabot, y de Religiones del Mundo en la Universidad Americana, ambas en Roma. Actualmente imparte un curso de posgrado sobre budismo en la facultad de Psicología de la Sapienza, donde también da seminarios regulares. Es copresidente de Religiones por la Paz Italia, y miembro fundador de la Asociación internacional Consciousness Mindfulness and Compassion. Entre sus publicaciones se encuentra: Lo Zen Soto e il koan, La Via della Presenza di Spirito (Zen, soto y koan, el camino de la presencia del espíritu).

BUDDHISTDOOR EN ESPAÑOL: ¿Qué es una capellanía budista? ¿Cómo la definirías? ¿Los beneficiarios de los servicios del capellán son solo budistas o también pueden ser no budistas? 

REV. DARIO DOSHIN GIROLAMI: La capellanía budista es un campo emergente en Occidente. Las semillas de la capellanía budista comienzan con el mismo Buda. Hace más de 2.500 años, él encontró un camino hacia la paz; poner fin al sufrimiento en respuesta al envejecimiento, la enfermedad y la muerte. Siguiendo los pasos del Buda, «el primer capellán budista», los capellanes ayudan a aliviar y transformar la experiencia del sufrimiento (el dolor físico, emociones difíciles y pensamientos perturbadores, incluidos la agonía, el miedo, la ira, la culpa, la depresión, la soledad, la duelo, etc.).

La capellanía budista es un servicio compasivo basado en el Dharma y dirigido tanto a budistas como a no budistas. Aborda el sufrimiento del individuo a través del cuidado religioso, espiritual y pastoral, y también busca transformar la comprensión de la vejez, la enfermedad y la muerte en la sociedad. La capellanía budista trabaja en círculos concéntricos, desde el diálogo interno, personal, e interpersonal, hasta el ambiental y global.

De izquierda a derecha: Shoten Minegishi (Sokan- director de la Oficina Europea del Budismo Soto Zen), reverendo Dario Doshin Girolami y la revenda Elena Seishin Viviani (vicepresidenta de la Unión Budista Italiana) en Centro Zen L'Arco - Zenmonji en Roma.

BDE: ¿Cuáles son las tareas principales de un capellán budista?

RDDG: Las áreas principales de la capellanía budista son: atención médica, incluidos hospitales, hospicios y capellanías de cuidados paliativos; capellanía de prisiones y las capellanías dentro de las Fuerzas Armadas.

BDE: ¿Con qué apoyo institucional de las sanghas cuentas para realizar tus servicios? 

RDDG:  Para ser capellán budista es crucial contar con la supervisión de un maestro del Dharma, que guía espiritualmente, que verifica que uno no se está adelantando, que no está cayendo en la depresión y el agotamiento. Pero igualmente importante es el apoyo de la sangha que hace que uno no se sienta solo y lo mantiene humilde.

BDE: ¿Cuáles son los requisitos para ser capellán budista? ¿Cómo se formó como capellán?

RDDG: Los capellanes budistas deben formar parte de una escuela budista reconocida, deben contar con una sólida práctica establecida, estar comprometidos con la práctica del Dharma y la capellanía como una parte importante de su vida, haber recibido capacitación en capellanía budista, y deben estar autorizados para servir como capellanes por una autoridad reconocida. El maestro de Dharma debe seguir el código de ética budista de su escuela, que incluye un procedimiento de quejas.

Me formé como monje y maestro zen en largos periodos de retiro monástico con mi maestra Eijun Roshi Linda Cutts, abadesa del Centro Zen de San Francisco, pero también estudié con Tenshin Roshi Reb Anderson, Maezumi Roshi y Thich Nhat Hanh. Además del entrenamiento monástico, para convertirme en capellán, pasé por el programa de la capellanía de la prisión que el Centro Zen de San Francisco ha impartido durante décadas en la prisión de San Quentin.

BDE: ¿Qué formación crees que es necesaria en base a tu experiencia?

RDDG:  Como presidente y fundador de la Red de Capellanía de la Unión Budista Europea, estoy desarrollando, junto con Kirsten Deleo y Keith Munnings, un curso de Capellanía Budista a nivel europeo. Este es el programa: para llegar a ser capellán budista, además de la formación religiosa en un centro de Dharma y con un maestro, se necesita una formación específica. En primer lugar, una introducción general, con una descripción general de los diferentes sectores públicos y de las herramientas y habilidades básicas necesarias para la capellanía, además de una reflexión personal para comprender si uno se adapta a la capellanía. Luego se les pide a los estudiantes que elijan un sector público que explorarán con mayor profundidad. Luego está la ubicación y el reflejo: los participantes eligen su ubicación voluntaria o profesional para poner en práctica su aprendizaje. Los participantes serán asesorados por profesores y recibirán apoyo de sus compañeros. Después de eso, está la evaluación final mediante la redacción de un documento reflexivo, presentaciones de los estudiantes, revisión por pares y profesores, tutorías y entrevistas con mentores.

Al finalizar el curso, los estudiantes podrán: comunicar su propia comprensión del enfoque budista de la capellanía/cuidado espiritual; aplicar prácticas clave de cuidado espiritual de presencia, compasión y escuchar sin juzgar; acompañar a los miembros de la sangha enfermos, moribundos o en duelo; proporcionar atención espiritual básica a personas que están sufriendo en prisión o en diferentes entornos de atención médica; y ofrecer rituales, oraciones o meditaciones guiadas de manera apropiada.

BDE: Por favor, cuéntanos tu experiencia y si tienes alguna anécdota sobre tu práctica.

RDDG:  Cada vez que entro en una prisión, hago todo lo posible por ver la realidad de esa prisión como la «Tierra del Buda» y a cada prisionero como la manifestación de la naturaleza del Buda, incluso si no son conscientes de ello, como de hecho es el caso, nosotros.

Fotografía gentileza del reverendo Dario Doshin Girolami.

Una vez, en San Quentín, les dije a los reclusos que había intentado durante años, sin éxito, presentar un curso de meditación en las instituciones correccionales italianas, y que finalmente lo logré cuando cambié el título del curso de «Meditación Zen» al «Mindfulness», es decir, a una práctica aconfesional y científicamente comprobada. En ese momento, uno de los prisioneros afroamericanos, que me había estado observando desde el fondo de la habitación, con los ojos brillantes de atención, habló: «Buda enseña el desapego. ¿Es posible que cuando seguiste intentándolo con el nombre ‘Meditación Zen’ hubiera algún apego en el trabajo que no pudiste soltar?» Me impresionó la agudeza de su pregunta y me incliné profundamente ante él. ¡El preso, uno de los condenados a cadena perpetua, semianalfabeto, acababa de dar una profunda lección de Dharma al maestro zen que había ido allí a enseñarles!

BDE: ¿Cuáles son los problemas más comunes a los que te enfrentas al realizar este servicio?

RDDG: Los reclusos sufren de estrés, ira, miedo, ansiedad, e insomnio, todo debido a sentimientos de culpa, pensamientos de «salir», ruido constante debido a portazos de hierro, llamadas de los guardias y televisores ruidosos. Y eso conduce al uso desmesurado de psicofármacos o incluso al suicidio. Pero gracias a la meditación budista, es posible disminuir en gran medida tales problemas hasta el punto de que casi desaparecen.

BDE: La legislación sobre capellanía varía mucho de un país a otro. ¿Cuál es el marco legal en Europa? 

RDDG:  La capellanía budista está organizada en Europa de varias maneras, dependiendo de los aspectos culturales, religiosos, sociales y gubernamentales, que dan forma al sistema de salud, prisiones y fuerzas armadas. Por ejemplo, en los Países Bajos la capellanía está regulada por el Estado, en Alemania existe el derecho a la atención pastoral/capellanía, en Italia hay un acuerdo oficial entre el Estado y la Unión Budista Italiana que otorga asistencia religiosa en hospitales, hospicios, prisiones y Fuerzas Armadas. En otros países europeos la capellanía no cristiana no está regulada o no está organizada, pero como Unión Budista Europea estamos trabajando en eso.

BDE: ¿Qué te impulsa a realizar este trabajo? ¿Cuál es tu principal motivación? 

RDDG:  En resumen: ¡Compasión! La idea de proponer el primer curso de meditación en la prisión de Roma surgió no solo del Grupo Zen de San Quentin, sino también de un libro extraordinario que había leído de niño: The Star Rover, de Jack London. Esta novela cuenta la historia de Darrel Standing, un recluso de la prisión de San Quentin que ha sido condenado a muerte. Al final del libro, poco antes de subir al patíbulo, expresa su último deseo, ser abrazado por alguien, casi como si quisiera ser visto, ser reconocido. Mi invitación para ti, entonces, no es dejar a los prisioneros de este mundo en un agujero oscuro, porque todos somos de alguna manera también responsables, sino abrazarlos a todos, idealmente, en un abrazo de compasión.

BDE: ¿Qué les recomienda a los que quieran ser capellanes?

RDDG:   Tener un contacto regular con su maestro y discusiones prácticas regulares relacionadas con su trabajo de capellanía. Y asistir a un curso de capellanía si no lo han hecho.

______________________

CARIDAD MARTÍN NIETO, obtuvo la maestría en Estudios Budistas de la Universidad de Hong Kong en 2012, ciudad en la que residía desde 1991. Descubrió las enseñanzas del Buda durante unos años que vivió en Japón. Desde entonces la práctica de la meditación es parte de su vida diaria. Dicta cursos regularmente de meditación y Cultivando el Equilibrio Emocional (CEB). Actualmente es vicepresidenta de la Asociación Hispana de Buddhismo y colabora con Buddhistdoor en Español desde sus inicios.

This Post Has One Comment

  1. It’s amazing. I want to learn your writing skills.
    In fact, I also have a website.
    If you are okay, please visit once and leave your opinion. Thank you.

    먹튀 검증 업체
    온라인 카지노 게임
    스포츠 토토 일정
    토토 라이브 스코어
    온라인 카지노 사이트
    https://www.j9korea.com

Leave a Reply

Captcha loading...