El rostro femenino de Buda

MIGUEL BERREDO*

Este artículo forma parte de la edición especial «Mujeres y budismo en los países de habla hispana».

¿Cómo contribuyen las mujeres a la formación del budismo contemporáneo? ¿Y cómo han contribuido en el pasado? ¿Podríamos decir que, si no fuera por una simple campesina india, no habría Buda ni budismo?

El príncipe Siddhartha, que más tarde se convirtió en el Buda, en algún momento de su camino hacia la iluminación se convirtió en un asceta muy estricto que practicaba el ayuno, entre otras privaciones. Se dice que estuvo 80 días sin comer ni beber nada. Los relatos hablan de que el asceta era piel y hueso (imagen de abajo) y que sus ojos se hundieron en sus órbitas. Ya sin fuerzas, ayunando tanto tiempo, tendido en el suelo, casi agonizante, Siddhartha fue rescatado por una joven campesina quien, al verlo en esa situación, le echó leche con miel en la boca. Quizás esto haya sucedido unos días más y el hombre medio muerto resurgió para una nueva etapa de su camino que lo llevó a la iluminación, el camino medio, más allá de los extremos del placer y de la negligencia con el cuerpo.

Buda - después del ayuno de 80 días

La joven campesina, Sujata, que salvó al Buda, no recibió la debida importancia en esta tan rica historia. Muchas mujeres han recorrido este camino sin ser notadas. La presencia de la mujer en el budismo merece ser revisada y rescatada. Desde Mahaprajapati, la tía de Siddharta, quien lo crio y se convirtió en la primera monja, pasando por Yeshe Tsogyal y Magig Labdron, hasta Alexandra David Neel, la primera occidental en recibir la ordenación de lama, de Dipa-Ma hasta Khandro Tsering Chodron, Jetsum Kushok, Pema Chödrön, Tenzin Palmo, Charlotte Joko Beck, Robina Curtin, Karma Lekshe Tsomo, Freda Bedi, Joan Halifax y Lama Tsultrim Alione, entre otras grandes maestras, yoguinis y practicantes del pasado y del presente, de Occidente y de Oriente. La Monja Coen y sus discípulas, Chagdud Khadro, Lama Tsering Everest, Ani Zamba, Lama Sherab, Rev. Yvonette Gonçalves (in memoriam), Monja Isshin, Monja Tenzin y Ani Namdrol, entre otras maestras, monjas y practicantes, juegan un papel fundamental en el liderazgo y la gestión de la sanga (comunidad de practicantes del budismo) y la propagación de las enseñanzas de Buda en Brasil. Abajo, algunas maestras del pasado y del presente, de Brasil y del mundo.

Fotos-1 Mahaprajapati (tía de Buda que asumió el papel de madre y fue la primera monja). 2- Chagdud Khadro. 3- Monja Coen. 4- Lama Tsering Everest. 5- Ani Zamba. 6- Lama Sherab. 7- Lama Yeshe. 8- Monja Tenzin. 9- Pema Chödrön. 10- Tenzin Palmo. 11- Joko Beck. 12- Dipa Ma. 13- Magic Labdron. 14- Arya Tara. 15- Yeshe Tsogyal. 16- Monja Namdrol. 17- Tara Verde. 18- Monja Isshin. 19- Mandarava. 20- Joan Halifax. 21- Monja Jigme Choedzin. 22- Alexandra David Neel. 23- Ani Choying Drolma. 24- Khandro Rinpoche.

En el budismo tibetano hay muchas personificaciones de la sabiduría femenina. Arya Tara, la princesa que hizo el voto de manifestarse e iluminarse en un cuerpo femenino, y vigilar y proteger a todos los practicantes, después que un maestro le aconsejara a que rezara por un renacimiento masculino porque solo como hombre alcanzaría la iluminación espiritual.  «Tara es el aspecto femenino del Buda. Al comprender la naturaleza vacía de todos los fenómenos, reconoció que no existe una realidad intrínseca en el cuerpo de un hombre o una mujer. Así, asumió el compromiso de manifestarse siempre en forma femenina, haciendo el voto de liberar a todos los seres de los grandes miedos». – nos recuerda al maestro Chagdud Rinpoche. «Tara es un Buda plenamente realizado en forma femenina. Ella no es una diosa que adoramos, sino un recordatorio profundo del poder curativo de la bondad amorosa y la compasión valiente que existe en el corazón de todas las personas». Destaca otro gran maestro del budismo contemporáneo, Dzogchen Ponlop Rinpoche. Todavía en el budismo tibetano hay dakinis, seres femeninos que vuelan y están libres de barreras y obstáculos, simbolizan la profunda libertad de la mente de todos los seres. Kwan Yin, en el budismo chino, se convirtió en una presencia universal que trascendió al propio budismo, una representación femenina del Buda de la Compasión, Kanzeon en el budismo japonés.

Arya Tara - manifestación de las cualidades femeninas del Buda.

Donde hay prejuicio, hay sufrimiento. El prejuicio es la incapacidad de lidiar con el mundo de las apariencias. Si no somos capaces de vernos a nosotros mismos en los demás y de ver a los demás en nosotros mismos, estaremos bajo el efecto de avidya, una palabra sánscrita que significa «no ver» o, como se traduce más comúnmente, «ignorancia», un estado de entumecimiento o indiferencia que nos impide ver y percibir que «no vemos». Todo tipo de discriminación y separación se produce bajo el efecto de esta indiferencia enfermiza. El verdadero amor no puede surgir en este estado de indiferencia. La maestra Pema Chödrön nos recuerda: «La idea fija que tenemos de nosotros mismos, como sólidos y separados unos de otros, es dolorosamente limitante. Es posible adentrarnos en el drama de nuestras vidas sin creer tan fervientemente en el papel que desempeñamos. Tomarnos tan en serio y darnos tanta importancia en nuestras mentes es un problema para nosotros; nos sentimos justificados por estar enfadados con todo, nos sentimos justificados en denigrarnos a nosotros mismos o en pensar que somos más listos que otras personas. La auto importancia nos lastima, limitándonos al estrecho mundo de nuestros me gusta y no me gusta. Terminamos muriéndonos de aburrimiento con nosotros mismos y nuestro mundo. Terminamos nunca satisfechos. Tenemos dos alternativas: o cuestionamos nuestras creencias, o no lo hacemos. O aceptamos nuestras versiones fijas de la realidad, o empezamos a desafiarlas. En opinión del Buda, entrenarnos para permanecer abiertos y curiosos — es decir, entrenarnos para disolver nuestras suposiciones y creencias— es el mejor uso para nuestras vidas humanas».

Kwan Yin, en China. Kanzeon, en Japón. Una manifestación femenina del Buda de la Compasión.

Su Santidad el Dalai Lama dice que, de hecho, lo que realmente gobierna el mundo no es la economía, sino la compasión. Superar la visión utilitaria del mundo, de los recursos naturales y de las personas será fundamental para un nuevo paradigma. El maestro Thich Nhat Hanh dice que la ecuanimidad, una de las cuatro cualidades ilimitadas y un valor fundamental del budismo, incluye la capacidad de ver a todos más allá de las diferencias aparentes: «Eliminamos toda discriminación y prejuicio y eliminamos todas las fronteras entre nosotros y los demás».

Nuestros desafíos son encontrar el equilibrio entre masculino y femenino en el nivel externo, social; superar la inestabilidad y las aflicciones en el nivel interno; y percibir más allá de la dualidad, de la separación, realizando la unidad fundamental en el nivel secreto. Cualquier avance en ese sentido favorecerá una sociedad más equilibrada, pacífica y armoniosa, e internamente perderemos menos tiempo con lo que no importa, y nos sentiremos más felices y realizados. La reflexión y meditación más amplias sobre el sentido y significado de la palabra ecuanimidad, pueden ayudarnos a construir una sociedad menos competitiva y más cooperativa.

«Es posible imaginar la igualdad de género, pero esa posibilidad depende, en gran parte, de las mujeres líderes que viven y enseñan hoy.» Pema Khandro Rinpoche

Abajo, más mujeres influyentes en el budismo de Occidente. Un debate entre maestras budistas en este enlace (en inglés)

Miguel Berredo es un estudioso de budismo y meditación desde hace más de 30 años, en Brasil. Creó el Proyecto Meditación para Todos, en Petrópolis, una ciudad del Estado de Río de Janeiro, con el objetivo de llevar la meditación a lugares públicos, mostrando que la práctica es accesible a todas las personas y puede beneficiar a cada una, dondequiera que esté, haciendo valer la máxima de la sostenibilidad – Acción local, con visión global.

* Este artículo fue publicado, originalmente en portugués, en marzo de 2019, en la web brasileña «Budismo Petrópolis»

This Post Has One Comment

  1. It’s amazing. I want to learn your writing skills.
    In fact, I also have a website.
    If you are okay, please visit once and leave your opinion. Thank you.

    먹튀 검증 업체
    온라인 카지노 게임
    스포츠 토토 일정
    토토 라이브 스코어
    온라인 카지노 사이트
    https://www.j9korea.com

Leave a Reply

Captcha loading...