La Fundación Budista de Cine: entrevista a Gaetano Kazuo Maida

DANIEL MILLET GIL Y RAYMOND LAM

Este artículo forma parte de nuestra edición especial «El budismo y el cine».

En este artículo, rendimos homenaje a una de las instituciones que más han contribuido a promover y preservar el cine de inspiración budista: la Fundación Budista de Cine (Buddhist Film Foundation – BFF). Para ello, entrevistamos a Gaetano Kazuo Maida, director ejecutivo de BFF, uno de los directores y fundadores de la revista Tricycle, y productor y director de Peace Is Every Step, un perfil cinematográfico del maestro zen Thich Nhat Hanh. Gaetano Maida habla con Buddhistdoor Global y Buddhistdoor en Español de los contextos rápidamente cambiantes en 2020 que están transformado el mundo del cine, además de las recientes pérdidas que afectan a esta comunidad cinematográfica.

Gaetano Maida, director ejecutivo de BFF. Fuente BFF.

La Fundación Budista de Cine es una organización educativa independiente, sin fines de lucro, con sede en Oakland, California, EE. UU. Fue establecida en 2000 por un grupo de autores, activistas, cineastas, y estudiosos del budismo, en asociación con instituciones de presentación cinemática de todo el mundo. La misión explicita de BFF es «utilizar el poderoso medio de las imágenes en movimiento para fomentar el conocimiento y la apreciación de los principios budistas fundamentales: la práctica de la compasión y el respeto por la impermanencia y la red interdependiente de conectividad de nuestro mundo». *

BFF presenta, archiva, conserva y promueve todo tipo películas de temática budista: largometrajes, documentales, animaciones, películas infantiles y experimentales y programas televisivos. Consta del Festival Internacional de Cine Budista (IBFF), el Archivo de Cine Budista (BFA), el servicio de distribución Festival Media (FM) y un programa de patrocinio fiscal activo para apoyo a la producción a cineastas cualificados. La más reciente iniciativa de BFF es el Canal de Cine Budista (Buddhist Film Channel – BFC).

Buddhistdoor Global (BDG) y Buddhistdoor en Español (BDE): Este ha sido un período difícil para la BFF debido al fallecimiento de varios asociados, como el director de arte Milton Glaser y el miembro de la junta Steven Goodman. Además, COVID-19 también ha interrumpido las operaciones «normales». ¿Cómo han cambiado las cosas en la organización y sus actividades desde que la pandemia golpeó California en 2020?  

Gaetano Kazuo Maida (GKM): Gracias por mencionar a nuestros colegas y queridos amigos; nuestro mundo no es el mismo sin ellos (tenemos páginas in memoriam para ambos en nuestro sitio web). Es cierto que la pandemia ha transformado los planteamientos de todos los eventos y servicios (y no solo aquí, por supuesto); la mayoría de los teatros, restaurantes, clubes, cines, museos, etc., llevan cerrados desde marzo, es decir, siete meses, lo que supone toda una temporada y pone en peligro la continuidad de muchas de estas empresas y organizaciones. Ya ha habido muchos cierres permanentes (especialmente de restaurantes, panaderías, bares y salas de cine independientes) y sin duda se producirán quiebras masivas de negocios entre las empresas afectadas si las restricciones actuales se mantienen hasta el final del año, como muchos predicen. Y lamentablemente, en estos momentos ya ha habido más de un millón de muertes en todo el mundo (¡más de 200.000 solo en Estados Unidos!). Son cifras asombrosas que nos obligan a frenar y poner las cosas en perspectiva. La vida es un regalo, y todos dejaremos gustosamente de ir al cine, al teatro, a los museos y a cenar fuera durante un tiempo si esto ayuda a salvar vidas.

La paz es cada paso —Meditación en acción: la vida y obra de Thich Nhat Hanh de Gaetano Maida.

Estaba previsto celebrar el Festival Internacional de Cine Budista 2020 (IBFF2020) del 4 al 21 de junio en el Smith Rafael Film Center, un cine sin ánimo de lucro cerca de San Francisco, California (donde celebramos el estreno en Estados Unidos de Vara, de Khyentse Norbu, en 2015, y su Hema Hema, Sing Me A Song While I Sleep, en 2017, entre muchos otros títulos desde 2005), con una programación de once estrenos de ocho países, y tanto nosotros como los cineastas lamentamos mucho tener que cancelarlo. Sí pudimos poner algunas de las películas a disposición del Tricycle’s BuddhaFest Online Festival, que incluyó diversas charlas sobre el dharma, actuaciones musicales y siete películas, todo ello disponible en línea mediante suscripción durante ocho semanas. El IBFF ya se había encargado de la selección de las películas para ese festival en línea que estaba previsto que tuviera lugar después del IBFF2020, pero, dadas las circunstancias, finalmente el Tricycle’s BuddhaFest fue la única manera de ver en Estados Unidos algunas de nuestras películas seleccionadas.

Consideramos seriamente la posibilidad de crear una versión en línea del IBFF2020, pero decidimos no hacerlo por dos razones: en primer lugar, algunas productoras de las películas que habíamos seleccionado estaban preocupadas por la posible pérdida de valor comercial de sus creaciones tras su emisión en línea, y tiene sentido que lo estuvieran. Muchos distribuidores, aquí y en Europa, cancelaron la mayoría de los estrenos que tenían programados en salas este año y no permitieron emisiones en streaming excepto bajo lo que se conoce como «PVOD» («contenido premium a la carta», como Mulán, de Disney, que tenía un precio de 29,99 dólares, u otros estrenos, por 16,99-19,99 dólares) o «cine virtual», un acuerdo de reparto de ingresos con los cines locales en el que se cobraba el precio habitual de una entrada (10-15 dólares) por ver una película en streaming desde casa. La segunda razón era que, sencillamente, no creíamos que pudiéramos crear en el poco tiempo disponible (menos de 50 días) una experiencia cinematográfica y de festival del que nosotros y nuestros cineastas participantes (por no hablar de nuestro público) pudiéramos sentirnos orgullosos. 

BDG/BDE: El Festival de Cine Tricycle’s BuddhaFest y el Festival de Cine T.H.I.S. se celebraron en línea. ¿Cómo ha cambiado la pandemia la razón de ser de los festivales de cine budistas?

GKM: El IBFF ha sido el encargado de la programación de películas del Tricycle’s BuddhaFest desde su primer evento en Washington D.C. en 2010 y cada año desde entonces (se trasladaron a Los Ángeles hace cinco años). El BuddhaFest es primero un evento de tres días en directo, con charlas de dharma, talleres, sesiones de meditación, actuaciones musicales y películas, y, al cabo de unas semanas, se pone a disposición del público a través de internet y mediante suscripción durante unas semanas una recopilación de vídeos de las presentaciones y las películas. Este año no hubo ningún evento en vivo, por supuesto, pero el contenido y la programación fueron los mismos. Nos encantó ver cómo el Festival de Cine T.H.I.S. en Singapur asumía el reto de montar una versión completamente en línea de su festival y disfrutamos de su programación. Esperamos que la edición de este año fuera un gran éxito para ellos.

La razón de ser del IBFF ha sido, desde nuestra fundación en 2000, acercar al público en general películas sobresalientes con temas, escenarios, personajes o implicaciones budistas, y eso no ha cambiado en las actuales circunstancias. Lo que ha cambiado, y tal vez se ha visto alterado en el futuro inmediato, son los medios. La verdad es que los eventos en vivo quedan limitados a la ubicación geográfica del lugar o lugares de celebración, mientras que un evento en línea, en teoría, si se dispone de los permisos de todos los participantes, puede llegar al público de cualquier lugar donde haya un buen servicio de internet. Los espectadores se han acostumbrado a disfrutar de películas, música y series mediante sus dispositivos conectados a internet y se han habituado a que el acceso al contenido sea instantáneo, fácil y asequible (¡si no gratuito!). Estamos considerando nuestras opciones para el IBFF2021, aunque la verdadera esperanza es que la pandemia acabe antes del próximo junio.

BDG/BDE: Háblenos del Canal de Cine Budista y de cómo pretende convertirlo en un destino para los aficionados y amantes del cine de calidad de temática budista.

GKM: Aparte de nuestro festival de cine, llevamos unos cuantos años diseñando y desarrollando nuestra propia plataforma de contenidos en streaming, el Canal de Cine Budista (BFC, por sus siglas en inglés). Esta empresa surgió de la convergencia de tres fuerzas motivadoras claves: una, reconocimos la necesidad de un archivo accesible para el tipo de películas (de 22 naciones hasta ahora) que hemos estado presentando durante veinte años en nuestros festivales y con varios socios institucionales; dos, la rápida obsolescencia del DVD y el consecuente final de nuestro muy exitoso servicio de distribución de DVD en América del Norte, el Festival Media; y tres, la revolucionaria llegada del acceso a internet de banda ancha ampliamente disponible, junto con el enorme éxito de distribuidores como Netflix, Amazon Prime, Hulu y Disney, y el relativo éxito de distribuidores de nicho como Criterion Collection, Mubi, MhzChoice, Brit Box, Ovidio, Acorn, IFC y muchos otros. 

Las tres fuerzas se combinaron para indicarnos que era el momento adecuado, los elementos eran los correctos y éramos la organización adecuada para asumir este reto. Actualmente tenemos una página de bienvenida temporal, que invita a los espectadores a inscribirse para recibir actualizaciones y ofertas por correo electrónico, y seguimos recaudando fondos para establecer el BFC como un recurso de streaming internacional sostenible para el cine budista. Debo señalar que hemos decidido hacer de BFC una filial con fines de lucro de la Fundación de Cine Budista, sin ánimo de lucro, porque no queremos poner más presión sobre nuestros donantes en estos tiempos de gran necesidad en todo el mundo (crisis climática, hambrunas, refugiados y justicia-racial, crisis económica, educativa, medioambiental, de derechos humanos, etc.), por lo que estamos invitando a inversores que deseen participar en futuros beneficios (aunque, ciertamente, somos conscientes de los límites de este tipo de empresa. No va a ser el próximo YouTube, ¡eso seguro!).

Elmar Wepper y Aya Irizuki en Las Flores del Carezo ("Cherry Blossoms"), escrita y dirigida por Doris Dörrie.

BDG/BDE: El budismo se está ganando fuerza en las zonas hispanas del mundo. Si no lo hacen ya, ¿tienen algún plan para llegar a los espectadores de cine y a los budistas hispanohablantes?  

GKM: Francamente, no nos habíamos planteado trabajar con público más allá del de las ciudades cosmopolitas de nuestros primeros festivales (Los Angeles, 2003; Washington D.C., 2004; San Francisco, 2005; Ámsterdam, 2006; Singapur, 2007) cuando recibí una invitación en 2008 para viajar a Ciudad de México y evaluar las posibilidades de celebrar un IBFF allí. Debo decir que era abiertamente escéptico, porque había viajado a distintas zonas de México desde la década de 1970 y recordaba que la Ciudad de México estaba seria y peligrosamente contaminada. Mi anfitrión, un estudiante de último año de Tenzing Wangyal Rinpoche, que es amigo mío aquí en California, me convenció amablemente y al poco me vi en el nuevo Hotel Nikko de Ciudad de México admirando la limpieza de las calles y el aire, y los nuevos restaurantes y galerías de arte. Sin embargo, el factor que finalmente me convenció fue una reunión que me organizó para hablar con algunos de los líderes de la comunidad budista de la ciudad donde me encontré con representantes de 25 grupos budistas ¡con menos de una semana de antelación! Si intentaras hacer eso en San Francisco te llevarías una decepción, créeme. 

El IBFF2008 Ciudad de México fue un gran éxito: 25 películas traducidas al español y subtituladas, proyecciones durante diez días en cinco salas, incluida la Cineteca Nacional y una ceremonia de apertura en el Zócalo, la plaza central, a la que asistieron 50.000 personas, en la que seis monjes Gelugpa cantaron por la paz mientras seis chamanes mexicanos los bendijeron con humo y oraciones.

Presentamos y distribuimos en Estados Unidos, con relativo éxito, una película original en español, Un Buda, un largometraje del difunto Diego Rafecas. (Sin embargo, por alguna razón, esa película no tuvo una buena acogida en México). Tenemos mucho que aprender sobre el público hispano y estamos deseando centrarnos en esto cuando el BFC se convierta en realidad. ¡Y no nos olvidemos de Brasil! Damos la bienvenida a las nuevas películas budistas en español y portugués y esperamos ver más muy pronto.

IBFF2008 Ciudad de México. Imagen cortesía de Gaetano Maida

BDG/BDE: ¿Ha visto recientemente alguna película que tenga resonancia contemporánea en 2020?

GKM: La respuesta corta es sí, muchas (soy un ávido consumidor de todo tipo de cine de todo el mundo), pero pocas de ellas estuvieron en alguno de los festivales de cine budista. Esto se debe en parte a que las películas requieren mucho tiempo y dinero para su producción, y los proyectos terminados, especialmente en el ámbito budista relativamente no comercial, normalmente se originaron hace unos años. Espero ver películas nuevas a partir del año que viene que hayan sido influidas, motivadas y posiblemente determinadas por los extraordinarios acontecimientos de este año (¡que aún no ha terminado!).

*https://www.buddhistfilmfoundation.org/about/

Ver más

Fundación Budista de Cine

Fundación Budista de Cine (Facebook)

Canal de Cine Budista

Festival Internacional de Cine Budista 2020 Selecciones oficiales

Artículos relacionados de Buddhistdoor Global

Fundación de Cine Budista: preservación y promoción de las películas budistas

Proyecciones de Dharma: Cine budista y cultura pop – Tradiciones Budistas en la gran pantalla

Proyecciones de Dharma: Cine budista y cultura pop – Llevar el budismo a los medios creativos

Artículos relacionados de Buddhistdoor en Español

Un Buda, una historia budista en Argentina

Otros enlaces de interés

Buddhist Film Festival Europe

The Meridian Trust

https://www.frameofmindfilms.com/

The Frame of Mind Films

Budismo en el Cine

Leave a Reply

Captcha loading...