España acogerá al Buda más grande de Europa

CARIDAD MARTÍN NIETO

Imagen cedida por la Fundación Lumbini Garden.

Un complejo budista único será construido en la ciudad española de Cáceres. Alrededor de la escultura de un Buda de más de 40 metros, se erigirán una gran estupa de la paz, salas y cabinas de meditación, un auditorio, un monasterio con cabida para veinte monjes, grandes espacios ajardinados de recreo, oficinas de representación de los principales países budistas, y un centro universitario asociado a distintas universidades budistas para el facilitar el contacto entre estudiantes de Asia y Occidente.

El proyecto, que fue anunciado el pasado mes de enero de 2020 en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (FITUR), sigue adelante con el desarrollo de su construcción tal y como estaba planeado, a pesar del covid-19.

Los alcaldes de Cáceres y Lumbini firman un acuerdo de colaboración que hermana a ambas ciudades. Fuente: khabarhub.com

El pasado 17 de agosto de 2020, en una sesión extraordinaria, el Ayuntamiento de Cáceres ratificó su hermanamiento con la ciudad de Lumbini, Nepal, lugar reconocido como el lugar de nacimiento del Buda, para impulsar la construcción de este complejo budista. Esto se sumaba al anuncio del día anterior en el que el Ayuntamiento de Cáceres aprobaba la cesión de unos terrenos de 101 hectáreas para que sean el enclave de esta construcción singular. El área asignada es una finca municipal en el cerro Arropez, no lejos del centro de la ciudad. «Es muy buena noticia que el proyecto siga adelante pese a la crisis del covid», decía Luis Salaya, alcalde de Cáceres, al anunciarse la ubicación exacta.

La Fundación Lumbini Garden es la promotora de la creación de este gran centro budista en España que ha sido ideado para facilitar el desarrollo de programas culturales, sociales, artísticos, educativos, turísticos, y de negocios, y promover los principios de paz, fraternidad e integración.

«Para realizar todo este proyecto, creamos la Fundación Lumbini Garden», nos cuenta José Manuel Vilanova, presidente de esta Fundación. «Ésta financiará la construcción, a través de sus inversores públicos y privados de países asiáticos principalmente, que se estima en unos 40 millones de Euros. Será un centro de turismo espiritual en Europa, y así podremos establecer una relación directa con el mercado asiático, tan relevante hoy en día» remarca José Manuel Vilanova, en una entrevista con Buddhistdoor en Español, realizada en las oficinas la Fundación en Madrid.

«La Fundación Lumbini Garden cuenta con cuatro oficinas para canalizar el proyecto: la oficina para Europa está aquí en Madrid; la oficina de Myanmar, gran país budista con el que está abiertamente promoviendo este proyecto; por supuesto la del Nepal, el país donde se origina; y la oficina de China, pues no hay que olvidar que China tiene 300 millones de budistas», prosigue José Manuel Vilanova.

Imagen cedida por la Fundación Lumbini Garden

En un completo dossier que nos proporciona la Fundación Lumbini, se encuentran todos los detalles del proyecto, además de documentos de apoyo preparados por gobiernos y embajadas de paises en los que el budismo está presente. Nepal, Myanmar, Vietnam, India, Japón y Corea y, por supuesto, China, patrocinan el proyecto.

La Fundación Lumbini muestra sus cartas abiertamente porque no quieren tener los problemas que tuvieron en el pasado, que no sólo fueron burocráticos. Y es que este proyecto de un Buda gigante ya se había presentado al Ayuntamiento de Madrid a principios del 2018, mostrando la alcaldesa de entonces, la jueza Manuela Carmena, un gran interés en el desarrollo de la obra. Pero al año siguiente, al cambiar las tornas políticas, fue desechado por su alcalde actual, José Luis Martínez-Almeida.

«Comenzamos el proyecto en el Templo Famen en la provincia de Shanxi (China), que también son socios de nuestra Fundación. Este templo se considera la puerta de entrada del budismo en China en la dinastía Han (Han Oriental 25 d.C.-220 d.C.) y se encuentra a la orilla del rio Wei, afluente que tributa al río Amarillo. En un acto simbólico, recogimos agua de este río y pedimos aguas de distintos ríos alrededor del mundo, desde el Amazonas al Nilo y, en una entrañable ceremonia, las vertimos en el río Manzanares de Madrid. Y así empezamos el proyecto con la alcaldesa Dña. Manuela Carmena. Pues, al igual que se cedió un terreno para la mezquita de Madrid, aspirábamos a lo mismo, a que el Ayuntamiento nos cediera un terreno para construir un templo al Buda», nos narra el Sr. Vilanova.

«Nosotros no somos políticos, pero a raíz de que aquello fue noticia nacional, nos llamaron de la Junta de Extremadura y me dijeron que les interesaba nuestro proyecto. «[El proyecto] está planteado desde una perspectiva cultural y quiere agrupar a distintas escuelas budistas pues es la figura del Buda y difundir la vida del buda histórico es lo que vamos a desarrollar. Es un proyecto institucional y no viene de una escuela determinada», nos aclara Vilanova.

La ciudad de Cáceres, a mitad de camino entre Madrid y Lisboa, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986. Su casco antiguo es uno de los conjuntos monumentales medieval y renacentista más completos del mundo. Cáceres fue romana, visigoda y árabe, judía y cristiana. La ciudad también se encuentra en la antigua Vía de la Plata, que forma parte de la red de senderos del Camino de Santiago. Con una población cercana a las 100.000 personas, es una cita obligada para el turismo gastronómico y cultural y un enclave ideal para otro tipo de turismo: el turismo espiritual.

Imagen cedida por la Fundación Lumbini Garden

Cáceres, como Lumbini, son ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y es por ello que se decidió hermanar a las dos ciudades en las que el turismo es el motor de su desarrollo, e impulsar proyectos empresariales conjuntos. Lumbini en Nepal, está haciendo un gran esfuerzo para la puesta en marcha de nuevas estructuras para el turismo que perdió en el pasado terremoto de 2015, que dejó destruidos grandes monumentos y que causó cuantiosos daños al país.

El alcalde de Cáceres, Luis Salaya Julián, observó que el complejo budista previsto, cuyas obras de construcción se prevé que empiecen este mismo año, proporcionará una oportunidad para que más turistas asiáticos se familiaricen con España y Cáceres. «Es un salto importante para la región en cuanto al comercio internacional, el hecho de poder establecer una relación directa con el mercado asiático, tan relevante hoy en día.» (TTG Asia).

Una réplica del gran Buda de dos metros de altura en jade blanco, y valorada en cerca de medio millón de euros, salió en julio del puerto de Thilawa, en Myanmar hacia España como preámbulo del proyecto. Llegará a Cáceres en octubre de 2020, tras recorrer más de 9.000 kilómetros como símbolo de hermandad entre las dos ciudades.

Foto cedida por la Fundación Lumbini Garden

De esta forma, la estatua del Buda viajó a Valencia en barco por la llamada «vía marítima de la Ruta de la Seda», y desde allí ahora toma camino hasta la capital cacereña que «le dará refugio hasta la construcción del gran Buda de jade blanco proyectado en los jardines de lo que será pronto el mayor complejo budista de Europa», refrenda Vilanova. Es una peregrinación a través de España, al igual que fue su salida y embarque desde el puerto de Myanmar, de un Buda que es mensajero de concordia y entendimiento.


Enlaces:

http://budacaceres.com/fundacion

https://www.facebook.com/pages/category/Sports—Recreation/Fundación-Lumbini-Garden-102650344690268/

https://www.hoy.es/caceres/sufrimiento-cacerenos-sufrimiento-20200330123903-nt.html

https://www.valenciaport.com/el-edificio-del-reloj-del-puerto-de-valencia-exhibira-el-buda-gigante-de-la-fundacion-lumbini-antes-de-viajar-a-caceres/

This Post Has 2 Comments

  1. Dinero chino, plus+, “turismo espiritual”. Esto también es señal de la era de corrupción que vivimos.

  2. No creo que se haga realidad esta construcción faraónica, excepto que nos quieran ir invadiendo China…

Leave a Reply

Captcha loading...