Entrevista a Agustín Pániker, director de la Editorial Kairós

Daniel Millet Gil

Agustín Pániker es editor y ensayista, estudioso de la India y de las religiones de mundo, profesor en varios másteres universitarios y conferenciante. Es autor de los siguientes libros: El jainismo (Kairós, 2001); Índika. Una descolonización intelectual: reflexiones sobre la historia, la etnología, la política y la religión en el Sur de Asia, (Kairós, 2005); Los sikhs (Kairós, 2007); El sueño de Shitala. Viaje al mundo de las religiones (Kairós, 2011); La sociedad de castas: religión y política en la India (Kairós, 2014) y Las tres joyas. El Buda, su enseñanza y la comunidad (Kairós, 2018).

La prestigiosa Editorial Kairós está especializada en religiones orientales, filosofía, psicología y espiritualidad. Es una referencia imprescindible en el mundo editorial y cultural en habla hispana. En España, Kairós obtuvo el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural (2016) por “responder a las inquietudes de varias generaciones de españoles”, según consideró el jurado.

En esta entrevista Agustín Pániker nos habla de su relación editorial y personal con el budismo.

Buddhistdoor en Español: Históricamente, Editorial Kairós ha demostrado una gran vocación editorial por divulgar el budismo, disponiendo de un amplio catálogo de títulos relacionados con esta tradición ¿Cómo nace y se desarrolla esta vocación editorial?

Agustín Pániker: «Ciertamente, un reciente estudio de la Universidad de La Laguna dirigido por Francisco Díez de Velasco ha mostrado que de todas las editoriales españolas que se han preocupado por el budismo, Dharma y Kairós son –con mucha diferencia– las que más títulos han publicado. En nuestro caso, además, al tratarse de una editorial no confesional, el dato cobra mayor relevancia. En Kairós, llevamos publicando con regularidad libros de todas las tendencias de budismo desde finales de los 60s, cuando mi padre, Salvador Pániker, tuvo el acierto de abrir el pensamiento de Oriente al mundo de habla hispana. Desde entonces, hemos publicado tanto manuales introductorios como traducciones de textos sagrados, desde enseñanzas de maestros del Theravada, el Mahayana o el Vajrayana hasta estudios de budología. Los primeros libros de Alan Watts (y el monje trapense Thomas Merton, muy interesado en el budismo Zen), abrieron la senda. Siguieron los libros de maestros como Chögyam Trungpa, Taisen Deshimaru o textos de la psicología transpersonal, desde siempre cercanos a las filosofías del budismo o a sus enseñanzas meditativas.»

Agustín Pániker. Cortesía de Editorial Kairós
Agustín Pániker. Cortesía de Editorial Kairós

BDE: Usted escribió el libro Las tres joyas. El Buda, su enseñanza y la comunidad, una introducción didáctica al budismo que muy probablemente se convertirá en un clásico. ¿Podría explicarnos su relación personal con el budismo?, ¿Ha influenciado esta tradición su forma de ser, pensar y entender el mundo? 

AP: «Yo soy un gran conocedor de las tradiciones espirituales de origen índico (hinduismo, budismo, jainismo y sikhismo) y, a título personal, siempre me he sentido muy cercano a todas ellas, con especial inclinación hacia ciertas corrientes del budismo y el hinduismo. Por tanto, mi interés en esta tradición no es solo académico (como escritor) o profesional (como editor), sino personal. Muchas de las enseñanzas del budismo permean mi manera de ver el mundo y estar en él, empezando por su visión de la transitoriedad, el vacío, la originación dependiente, la ausencia de identidad o sus enseñanzas sobre la meditación, la compasión, la generosidad, la ecuanimidad, etcétera. Puedo afirmar que soy un “budista” sin haber tomado formalmente ningún refugio (aunque también me siento muy próximo a ciertas corrientes de la espiritualidad hindú, que considero hermanas de las tradiciones budistas). Y, en un talante muy propio del budismo occidental, poseo una orientación muy ecuménica al respecto: me siento próximo a todas las corrientes y tradiciones.»

Portada de Las tres joyas. Cortesía de Editorial Kairós
Portada de Las tres joyas. Cortesía de Editorial Kairós

BDE: ¿Cuáles son los planes de futuro de Editorial Kairós en relación del budismo? ¿Consideran ustedes la posibilidad de publicar más traducciones de las escrituras originales en el futuro?

AP: «Es imprescindible que editoriales rigurosas como Kairós mantengan la labor de traducir las escrituras sagradas del budismo al castellano, y, siempre que se pueda, directamente de la lengua original (sea el pali, el sánscrito, el chino, el tibetano, el japonés, etcétera) y por personas cualificadas (con conocimiento de la tradición, además de maestría filológica). En estos momentos, tenemos en marcha dos traducciones al español de textos clásicos del budismo: el Milinda Panha, una avanzadilla de dos mil años de antigüedad de “budismo para occidentales”, y el clásico tibetano de Longchempa, “El estado natural de la mente”, una de las joyas del budismo Vajrayana. Asimismo, está previsto el segundo tomo de nuestra versión del Shobogenzo del maestro zen Dogen. Estamos evaluando también distintas opciones de traducción de otros materiales del canon pali al español. Aunque este tipo de publicaciones tienen su problemática comercial (y Kairós tiene que sobrevivir sin ayudas o patrocinios), editorialmente hablando me resultan las más estimulantes, ya que se trata de acercar al gran público las joyas de sabiduría de una tradición que no solo es exquisita en sus formulaciones filosóficas y espirituales sino que considero posee un valiosísimo mensaje que aportar en nuestra sociedad moderna y globalizada del siglo xxi. Por supuesto, además de las traducciones de estos textos clásicos, tenemos ya en marcha obras de maestros contemporáneos como Pema Chödrön, el lama Zopa, Joan Halifax o Mahasi Sayadaw.»

BDE: Ahondando en su libro Las tres joyas. El Buda, su enseñanza y la comunidad, ¿Cómo surgió la idea de esta excelente introducción al budismo y cuáles fueron sus objetivos al escribirla? ¿Cuáles son las características principales de esta obra?

AP: «Las tres joyas surge de los cursos de introducción al budismo que imparto en diversas maestrías universitarias (en la actualidad: Universitat de Girona y Universidad Pablo de Olavide de Sevilla). De ahí que retenga un tono y un lenguaje didáctico e introductorio (sin farragosas notas al pie o marcas diacríticas y, en cambio, con un buen glosario, mapas y algunas fotos). Por ello le he dotado de una estructura sencilla (basada en las tres joyas tradicionales del Buda, el Dharma y el Samgha). De esta forma puedo hacer un repaso a la figura y la leyenda del Buda, a su enseñanza y –a lo que quizá sea la aportación más novedosa del libro– a la historia de la comunidad, desde sus orígenes índicos, su irradiación por medio Asia, hasta su penetración en Occidente. Existen muchos libros sobre las enseñanzas del budismo (en Kairós hemos publicado casi un centenar) pero apenas existen libros que abarquen las transformaciones y las microhistorias de la comunidad budista (seglar o monástica). En todo momento he tratado de hacerme eco de las distintas corrientes budistas. Casi que he tratado de seguir un “camino medio”, fiel a las enseñanzas esenciales y a la vez sensible a las particularidades del Theravada, el Mahayana, el Vajrayana o las interacciones del budismo con la modernidad. Al no pertenecer yo a ningún linaje budista puedo mantener cierta equidistancia y abordaje supra-sectario. Otra aportación del libro es su talante multidisciplinar. Es un libro con un enfoque histórico, pero también sociológico, filosófico y espiritual. Posee múltiples lecturas que creo pueden ser interesantes tanto para avezados practicantes como para un público lego generalista.»

Mapa que aparece en Las tres joyas. Cortesía de Agustín Pániker

BDE: ¿Hasta qué punto nuestra sociedad contemporánea es receptiva a la vida espiritual?, ¿Considera que la espiritualidad será parte integrante de la vida cotidiana de futuras generaciones?

AP: «Sin duda alguna. La espiritualidad, ya sea en su variedad religiosa o laica, forma parte de la condición humana. Es tan connatural al ser humano como el lenguaje o el arte. Se parece al oído musical. Hay quien lo tiene más desarrollado y quien menos, pero todos poseemos una capacidad y sensibilidad musical. Aunque la sociedad moderna está francamente adormecida por los embrujos del bienestar tecno-económico, existe a la vez la conciencia de que no podemos abandonarnos a un mundo chato, sin hondura espiritual. Por ello mucha gente apuesta decididamente por integrar la espiritualidad en sus vidas. (Insisto, la espiritualidad puede enmarcarse en una tradición religiosa particular o no, y ser cien por cien secular, ligada al arte, la acción social u otras formas de canalizar ese oído espiritual.) Ciertamente, la modernidad tiene formas insospechadas de vehicular esta integración, demasiadas veces ligadas al “supermercado de lo espiritual” (y su banalización y mercantilización); por ello el plus de lucidez que exige nuestra peculiar situación en la sociedad líquida. De donde la responsabilidad de todos en fomentar una espiritualidad genuinamente transformadora, libre de superficialismos y modas pasajeras. Eso es lo que pretendo tanto con los libros que escribo como con los que edito.»

Leave a Reply

Captcha loading...